ASIA,  SINGAPUR,  TAILANDIA

RUTA POR SINGAPUR Y TAILANDIA EN 15 DÍAS

¿Cómo montamos la ruta?

Primero nos pusimos manos a la obra, cogimos nuestra Lonely Planet, algunos blogs y algunos lugares de Instagram que tenía guardados y empezamos a marcar que era lo que queríamos ver. A partir de ahí miramos que más nos podía interesar, ya que no vamos a ir a una ciudad solo para ver un par de cosas. De esa forma te puedes hacer una idea de los días que quieres estar en cada lugar.
Estuvimos en Singapur un total de 3 noches y 3 días . Suficiente para ver lo que teníamos anotado. No queríamos alagar mucho la estancia allí porque teníamos por delante visitar Tailandia, y eso da para mucho.
En Tailandia estuvimos un total de 11 días y 10 noches ¿Tailandia en 11 días? Bueno no da para mucho, pero si para hacerte una idea del país, que era lo que queríamos, nosotros lo visitamos de norte a sur y cogimos 4 vuelos que al ser cortos no se hicieron pesados. Sabíamos que muchas ciudades del interior no las íbamos a poder ver (hay que ser realista y no querer verlo todo) Tailandia nos da para otros 4 viajes de 11 días, así que imaginaros todo lo que hay.

Una vez vimos todo lo que nos llamaba la atención y cuantos días debíamos estar en cada lugar, empezamos a buscar los vuelos internos, los hoteles, barcos y demás transporte y ¡Voila! ruta montada.

Así que ahora leed como quedaron nuestros días y nos contáis que os parece.

DÍA -1 – Primer vuelo

Salimos de trabajar directos al aeropuerto de Jerez para coger el primer vuelo del viaje Jerez – Madrid. Llegamos a Madrid a la hora prevista y cogimos el transfer gratuito hacia el hotel para pasar la noche. Nuestro vuelo salía al día siguiente sobre las 3 de la tarde. Lo hicimos así para asegurarnos que no habría retrasos y en el caso de que cancelaran el vuelo desde Jerez teníamos tiempo de reacción.

DÍA 0 – Vuelo

Día de vuelo Madrid – Singapur con escala en Dubai con Emirates. Dos vuelos muy tranquilos en los que pudimos dormir bastante tiempo.

DÍA 1 – Llegamos a Singapur

Llegamos a Singapur sobe las 15 horas, pasamos el lento control de pasaportes y buscamos el metro para llegar al hotel en Little India. Visitamos casi de noche Chinatown y paseamos por un mercadillo de nuestro barrio.

Chinatown

DÍA 2 – Día de barrios étnicos

Nos pusimos temprano en marcha para ir hasta la otra punta de Singapur para visitar Chinese Garden y Japanese Garden. Sobre el medio día nos fuimos de nuevo hasta Chinatown para probar el famoso estrella Michelín más barato del mundo, nos tomamos un Singapur Sling  y tiramos las cascaras de cacahuete al suelo en Raffles hotel, paseamos hasta llegar a Arab Quarter, y de ahí nos fuimos a descubrir Little India. Después de tanto andar nos vino perfecto un baño en la piscina de la última planta del hotel. Por la noche para cenar elegimos pasear por Clarke Quay.

Chinese Garden

DÍA 3 – Nos vamos a Marina Bay Sands

Por la mañana nos levantamos temprano para volver a Arab Quarter con más tranquilidad y menos gente. Nos cambiamos de hotel y nos fuimos al archiconocido Marina Bay Sands. Ese día lo aprovechamos para ver Gardens by the Bay, pasear por Helix Bridge, llegar hasta Merlion y como no darnos un super baño en la piscina del hotel mientras atardecía.

Helix Bridge

DÍA 4 –  Llegamos a Tailandia

Día de cambio de país, ¡nos íbamos a Tailandia! Por la mañana temprano cogimos el metro hasta el aeropuerto de Singapur, el vuelo salió con retraso y llegamos más tarde de lo previsto, así que después de comer en el aeropuerto de Bangkok cogimos un taxi y un tuk tuk para llegar hasta el hotel. Por la tarde visitamos Wat Saket y monte dorado y de ahí nos fuimos a disfrutar del ambiente de Khao Sand Road, donde nos dimos unos buenos masajes y entramos en dos restaurantes bien chulos.

Wat Saket

DÍA 5 – Un día en Ayutthaya

Madrugamos un poquito y nos fuimos hasta la estación de tren para ir a Ayutthaya. El tren salió con más de media hora de retraso y llegamos a Ayutthaya sobre las 10:30. Alquilamos una moto para recorrer la ciudad y lo pasamos genial. Pasamos por el recinto histórico de Ayuttaha para luego desplazarnos al oeste y ver Wat Chaiwatthanaram y Phu Khao Thong que para desgracia nuestra estaba en obras, pero como no hay mal que por bien no venga, terminamos muy cerquita de allí en un lugar idílico. Sobre las 4 de la tarde con un calor asfixiante y con dos galletas en el cuerpo (y un montón de botellas de agua) decidimos buscar un lugar para comer, ¡la mejor comida del viaje! un lugar espectacularmente bonito, muy bien decorado, con cosas muy curiosas y una comida deliciosa. Con el estomago lleno fuimos a devolver la moto, compramos el ticket de tren de vuelta, y presenciamos en la estación como todo el mundo se ponía de pie mientas sonaba el himno Tailandés. Ya de vuelta por la noche sacrificamos subir a algún rooftop para volver a Khaosand ¿porque no volver a un lugar que tanto nos gustó?

DÍA 6 – Nos vamos hacia el norte

Volvimos a madrugar ya que nuestro vuelo a Chiang Mai salía tempranito, de todas formas ¿quien no madruga cuando está de viaje? Llegamos a la capital del norte y nos fuimos de ruta por los templos de la ciudad. A cada cual más bonito. Comimos como dioses ¡como se come en Chiang Mai! seguimos de templos. Como nos habíamos encontrado a unos conocidos del trabajo empezamos a hacer planes con ellos y esa noche tocaba combate de Muai Thai ¡oye una turistada! pero bien entretenidos que estuvimos.

DÍA 7 –  Chiang Mai mola

Ese día no madrugamos, la noche anterior se había alargado, cogimos el primer red truck que vimos y nos fuimos hasta lo alto de Chiang Mai, al templo Doi Suthep, el lugar donde más seguidores budistas vimos en todo el viaje (con permiso del Wat Phra Kaew) De vuelta a medio día nos fuimos a buscar un sitio para comer en Nimman, un barrio alternativo y moderno con un rollito muy way. Terminamos por una calle típica del sudeste asiático en un local super moderno, y muy bien decorado, y la comida ¡ummm! ¡exquisita! y de ahí a por la tarta ¡por dios alguien me podía dejar un mes allí para probar todos los restaurantes, mercados y puestos! Por la noche nos fuimos a descubrir los mercadillos nocturnos del este de la ciudad y nos quedamos con Ploen Ruedee Night Market un mercado moderno con música en directo y una gran cantidad de puestos de todos los lugares. ¡Un ambiente muy chulo!

DÍA 8 – Alrededores de Chiang Mai

Entre los cuatro contratamos un conductor para todo el día por ¡800bath! nos recogió sobre las 9 de la mañana y la primera parada fue un santuario de elefantes y que queréis que os diga, después del fatídico fallo de principiante que cometimos en Bali y del que nos arrepentimos profundamente (siempre es bueno rectificar) no nos quedamos muy satisfechos, pero eso ya os lo contaré en el post de ese día. Después de la insistencia del conductor y la negarnos rotundamente a ir a Tiger Kingdom pusimos rumbo a Mae Sa Waterfall, una cascada de 10 niveles en la que ¡nos lo pasamos como niños! Ya de vuelta al hotel el hambre se apoderó de nosotros y sobre las 8 de la tarde volvimos a Ploen Ruedee Night Market a comernos una parrillada después nos desplazamos de nuevo hasta el centro para tomarnos algo con nuestros amigos.

DÍA 9 – ¡Nos vamos a Krabi!

Nos despedimos de la ciudad de Chiang Mai con mucha pena pero ponemos rumbo a Krabi ¡descubriríamos si esas playas tan idílicas son como las pintan! La mañana la ocuparíamos en un vuelo con escala en Bangkok, cuando llegamos a Krabi y como no llevábamos prisa tomamos un bus a Ao Nang que recorría todos los hoteles de los que nos habíamos montados para dejarnos en la puerta, la tarde estaba reservada para buscar el transporte a Phi Phi y comparar las distintas opciones de excursiones que ofrecían, ya que en Ao Nang no encontramos mucho más que hacer.

Atardece en Ao Nang

Día 10 – ¡Navegamos a Koh Phi Phi Don!

Nos levantamos temprano ya que el barco a Phi Phi salía a las 9am. Cogimos un tuk tuk para llegar hasta el puerto desde donde salia el ferry, en el momento en que nos montamos no podíamos imaginarnos el paraíso que nos esperaba. En el puerto de Phi Phi teníamos un precioso Long Tail esperándonos para llevarnos a nuestro hotel en Long Beach. Agua clara, peces en la misma orilla, arena blanca y fina y un precioso bungalow con vistas al mar nos esperaba en esta idílica playa. No nos pudimos aguantar mucho y a los 10 minutos de llegar ya estábamos metidos en el agua con tubo y gafas ¡flipando! no nos podíamos creer que fuera autentico todas esas fotos que habíamos visto. Un par de horas más tarde llegaban nuestros amigos en otro Long Tail, juntos pasamos los 2 días en Phi Phi. Comimos y cenamos en el restaurante del hotel y pasamos la tarde de la arena al agua. (todavía escribiendo esto se me nublan los ojos de la emoción de haber estado allí)

DÍA 11 – ¡Un día para no olvidar!

No os miento si os digo que será el día más increíble del viaje, un día que será muy difícil olvidar.
Por la mañana después del desayuno teníamos un long tail para nosotros 4 esperando para recorrer los alrededores de Phi Phi durante 8 horas. Nos llevaron a practicar snorkel a Bamboo Island, peces de todos los colores, conchas gigantes… estábamos anonadados con todo lo que te puedes encontrar bajo el mar. Después de 1 hora nos llevaron a diferentes zonas de Koh Phi Phi Lee.

DÍA 12 -. Nos despedimos del paraíso

Madrugamos un poco y nos fuimos a por nuestro ultimo desayuno en el paraíso, nos despedimos de nuestros amigos y cogimos un long tail hasta el puerto para subir al View Point de la isla. El día había amanecido buenísimo. Comenzamos nuestro camino hacia el mirador y por equivocación tomamos el camino largo, y nuestro camino de media hora con un sol precioso se convirtió en un trekking de una hora y media entre lluvias, cuando al fin llegamos nos dimos cuenta que ese camino había merecido la pena (pero aseguraos de tomar el camino corto) aún con niebla ¡era espectacular! De vuelta al hotel nos dimos una ducha y volvimos al puerto para coger el ferry hasta Ao Nang, llegamos a un nuevo hotel, nos bañamos en la piscina con vistas y nos fuimos a cenar y recorrer el paseo de Ao Nang, contratamos la excursión al día siguiente y nos fuimos a dormir tempranito para asimilar todo lo que habíamos vivido los último días.

DÍA 13 – De excursión por las islas Hong

Nos pegamos un madrugón y a las 7 ya estábamos desayunando, la furgoneta nos recogió a las 8 de la mañana y nos llevó hasta el puerto para comenzar nuestra excursión a las Islas Hong, paramos en playas preciosas, una laguna donde pudimos ver estrellas de mar y relajarnos. Cuando volvíamos al puerto nuestro conductor se dió cuenta de que no habíamos hecho tanto snorkel como nos hubiera gustado, veníamos de las phi phi y el agua aquí no era tan clara y había mucha más gente, así que decidió parar en un islote en medio de la nada, y ahí mismo nos dijo ¡tiraos al agua! aquí el snorkel es muy bonito, y ahí que fuimos, fue espectacular, miles de pececillos, se agolpaban a nuestro alrededor, ¡estábamos de nuevo flipando! Volvimos satisfechos al puerto y nos recogió el mismo conductor para llevarnos de vuelta al hotel sobre las 2, a las 7 salía nuestro vuelo de vuelta a Bangkok, así que nos dejaron ducharnos en el hotel y decidimos comer y jugar unos billares allí mismo para hacer tiempo. Llegamos al hotel de Bankok bastante tarde, y nos fuimos a dormir, ¡estábamos agotados!

DÍA 14 – Descubrimos Bangkok 

El último día de viaje nos despertamos temprano, nos fuimos a desayunar, el desayuno del hotel era de 10. Subimos a la piscina del último piso que disfrutamos para nosotros solos, y nos pusimos en marcha hacia el centro de Bangkok para ver los puntos principales. Disfrutamos del Wat Pho, celebraran fiesta y el templo estaba precioso, nos fuimos hacia el atestado Gran Palacio y Wat Phra Kaew, ¡que calorazo! comimos en un pequeño barecito nuestro último pad thai y tras un paseo, tromba de agua, y un café mientras charlábamos con unos españoles incluida tomamos el barco hasta el Wat Arun, nuestro templo preferido. Desde ahí nos fuimos acercando hacia el hotel, visitamos el precioso parque Lumphini y para la última visita del viaje nos reservamos el Unicorn Cafe. Sobre las 8 volvimos al hotel nos dejaron una habitación para ducharnos y empezamos la vuelta hacia el aeropuerto.

Wat Pho

DÍA 15 – Hasta pronto sudeste asiático

Nuestro vuelo salía un jueves de madrugada (de jueves a viernes) lo hicimos así para optimizar el tiempo del viaje, ya que debíamos llegar el viernes para poder asistir a la boda que teníamos el sábado. Tened cuidado con estos vuelos y aseguraos de que vais al aeropuerto el día que debéis y no un día después.

¿Que os ha parecido nuestra ruta? ¿Lo habríais hecho de otra manera teniendo en cuenta los días? Nosotros tuvimos bastante dudas a la hora de repartir los días, tampoco sabíamos si incluir el norte o quedarnos en el sur visitando pueblos más cercanos. ¿Vosotros que hubierais hecho? Contadnos en los comentarios.

Muchas gracias por leernos,y ya sabéis, si tenéis alguna pregunta, alguna cosa no lo veis muy claro o necesitáis más información sobre algo no dudéis en escribirnos un comentario o contactarnos por correo.

Y si os ha gustado el post no olvidéis compartirlo en vuestras redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *