AMERICA,  PERÚ

RUTA POR PERU EN 15 DIAS

¡¡Hola hola!! Empezamos los post de Perú con la ruta, una ruta ideal con las zonas más importantes del país para hacernos una idea de lo que allí se cuece. Pero ¡ojo! no es apta para gente tranquila, es una ruta de mucha caña y muchos kilómetros. Así que si os va la marcha seguid leyendo.

Día 0. Llegada a Perú

  • Ciudad: Lima
  • Hotel: Selina Apartaments Miraflores

Nuestro vuelo procedente de España llegó a Lima, capital de Perú, un viernes de Octubre a las 6 de la tarde (hora de Lima). Mientras que pasamos las lentas migraciones, tomamos el transporte hacia el hotel (1 hora de traslado en hora punta) e hicimos e check-in en nuestro hotel de Miraflores se hizo bastante tarde y con lo cansados que veníamos solo nos dimos una ducha y nos fuimos a dormir.

Día 1. Visitamos el centro de Lima

  • Ciudad: Lima
  • Hotel: Selina Apartaments Miraflores
  • Free-tour: Inka Milky Way
Plaza de armas de Lima

El despertador sonó temprano, nos levantamos con ganas de comernos un nuevo país, bajamos a desayunar al hotel, compramos algunas cosas que nos hacían falta, buscamos unas tarjetas sim para poder tener datos y dimos una vuelta por el parque Kennedy, centro del distrito de Miraflores.

A las 10:00 comenzaba nuestro free-tour muy cerca del parque Keneddy. De ahí nos fuimos todos hacia el centro en transporte local, lo que conocen como metropolitano. Donde ya sí comenzaría nuestro free tour.

El free tour duró unas 3 horas donde nos explicaron un poco de la historia de la ciudad y nos llevaron a los lugares más emblemáticos.

Después de comer, con toda la tarde libre entramos a visitar ya con más tranquilidad algunos de los lugares que no queríamos perdernos del centro.

Entramos al Convento de Santo Domingo, que para nuestra sorpresa la entrada incluía un tour guiado que estaba apunto de comenzar (super recomendable). Paseamos por la plaza de armas, entramos en la casa de la literatura Peruana, un edificio que nos enamoró y vimos como era una tarde cualquiera en la plaza San Martin, que por cierto, es bastante movida.

De camino a nuestra siguiente parada nos desviamos para ver la iglesia de la Recoleta, una iglesia de barrio color azul preciosa.

La ultima parada del día fue el Circuito Mágico del agua, un parque lleno de fuentes que bailan al sol de la música. Una buena manera de terminar el día

Día 2. Camino al desierto

  • Ciudad: Ica (Huacahina)
  • Hotel: Banana´s Adventure Hostel

El día volvió a comenzar temprano, bajamos a desayunar de nuevo al hotel y a las 8:30 estábamos en la estación de autobús Javier Prado dispuestos a embarcar con destino al desierto de Ica. Fueron 4 horas y media de viaje por la Panamericana con un precioso paisaje árido que a mi me dejaba flipada.

Al llegar a Ica tomamos un taxi que nos llevaría al oasis de Huacachina. Un oasis de palmeras rodeado de unas dunas altísima.

Después de hacer el check-in y reservar la actividad de buggies y sandboard (gratuita por ser huésped del hotel) tan popular en Huacachina, salimos a dar una vuelta en busca de un tour para el día siguiente que nos llevara a Paracas.

Volvimos al hotel, comimos (estupendamente) nos preparamos para los kilos de arena que íbamos a comer y subimos a las dunas, o mas bien lo intentamos, mientras llegaba la hora de nuestra actividad.

Cogimos la actividad a las 5 de la tarde para poder ver la puesta de sol en el desierto. La tarde la pasamos subiendo y bajando dunas a toda velocidad en el bugui y deslizanonos en una tabla de sandboard, que es algo que me sorprendió lo divertido que podía ser.

Después de ver una puesta de sol espectacular y en el camino de vuelta, el neumático del bugui se salió, suerte que el bugui que venía detrás tenía dos plazas libres, así que allí que fuimos nosotros.

Atardece en el desierto

Una vez en en el hotel y después de tanta adrenalina nos quedamos disfrutando de una cena en el mismo hotel con la primera pareja de españoles que conocimos. ¡Un gusto chicos!

Día 3. Paisajes de otro mundo

  • Ciudad: Paracas
  • Hotel: Banana´s Adventure Hostel
  • Tour: Maricris Travel

El tour que reservamos el día anterior pasó pronto por nosotros al hotel, recogimos a más viajeros y pusimos rumbo a Paracas. Una hora de trayecto separa Ica del municipio de Paracas.

Nuestra primera parada fueron las Islas Ballesas, después de reubicarnos a todos en la misma lancha nos pusimos nuestro chaleco salvavidas y la lancha arranco. Pasamos por el conocido candelabro. Un geoglifo grabado en una colina de arena.

Seguimos hasta las islas ballestas, donde habitan cientos de leones marinos, algunos pingüinos humboldt y millones de aves.

Reserva de Paracas

Una vez retornamos a puerto, fuimos por algo de desayunar y pusimos rumbo a la Reserva Nacional de Paracas. Una reserva que protege una parte del desierto y del mar de Perú y acoge a cientos de especies animales.

Pasamos por acantilados imponentes, playas solitarias y rojas, paisajes desérticos y aguas heladas. Para terminar comiendo en una esquinita preciosa de la reserva en un restaurante turístico donde el plato se pagaba a precio de oro.

Ya de vuelva en Huacachina, nos pegamos una ducha y pusimos rumbo de nuevo a Ica para coger un bus nocturno de 12 horas que nos llevaría a una de las ciudades más bonitas del Perú.

Día 4. Una ciudad rodeada de volcanes

  • Ciudad: Arequipa
  • Hotel: La Hosteria
  • Tour: Tierra Milenaria

¡¡Si!! Llegamos a Arequipa, una de las ciudad mas bonitas del Perú.

Llegamos sobre las 9 de la mañana después de una noche sobre ruedas, dejamos las maletas en el hotel ya que todavía no podíamos hacer el check-in y nos fuimos a recorrer el casco histórico.

Paseamos por la preciosa plaza de armas, entramos en los claustros de la compañía y nos sentamos en la terraza del hotel Katari a contemplar la belleza de nuestra nueva catedral favorita, mientras picabamos algo.

Sobre las 14 horas y una vez duchados y cambiados nos recogió una van para llevarnos a conocer la ruta del sillar.

La primera parada la hicimos antes de salir de la ciudad, en el mirador de Zamacola, desde donde se tienen unas vistas preciosas a los tres volcanes que roden la ciudad, Misti, Chanchani y Pichu Pichu.

Mirador de Zamacola

Luego paramos en la cantera de Añashuayco, donde pudimos ver como extraían la ignimbrita para construir el sillar, material que ha dado forma a la ciudad de Arequipa. Tambien los trabajadores han hecho tallas en la misma cantera, incluso se puede llegar a ver una recreacion de la fachada de la iglesia de la compañia de Arequipa.

La segunda parte de este tour tiene lugar en la quebrada de culebrillas, uno de los paisajes que más me han sorprendido de Perú, caminar por un desfiladero, con paredes tan altas rodeandote fue super bonito.

A la vuelta a Arequipa, bajamos a cenar de nuevo a la plaza de armas, nos agenciamos un restaurante situado en el segundo piso de la plaza y desde allí con un pisco Sour en la mano, cenamos con la catedral de Arequipa iluminada de fondo.

Día 5. Hasta siempre Arequipa

  • Ciudad: Arequipa / Puno
  • Hotel: Hotel Hacienda Plaza de Armas

Un nuevo día amanecía en Arequipa, rapido bajamos al salon del hotel a por nuetro desayuno y nos dedicamos a pasear sin prisas por el centro, hasta que abriera el Monasterio de Santa Catalina, donde pasamos la mañana descubriendo una pequeña ciudad dentro de Arequipa.

A la salida nos dispusimos a entrar en la catedral pero se encontraba cerrada, consultad siempre los horarios antes de ir. Asi que pusimo rumbo al mercado de San Camilo, donde degustamos unas ricas empanadillas y unos deliciosos zumos de frutas, que ¡madre mia! ¡que ricos estaban!

Terminamos nuestra visita a Arequipa comiendo en una típica picantería.

Nuestro autobús a un nuevo destino salía a las 2 de la tarde, así que sobre la 1 empezamos a buscar transporte hacia la estación de terrapuerto y ¡¡opss!!! hora punta. No habíaun maldito Uber en toda la ciudad que no nos rechazara la solicitud, ni un taxi que cuando le dijeramos estacion de autobús quisiera llevarnos, pero de repende tras un silvido y una carrera ahí estaba nuestro salvador, un taxi de esos que tienen mala pinta y que a la legua se ve que es ilegal (aunque luego llevara su licencia a la vista) un impulso nos empujó hacia él y sin dudarlo nos subimos. ¡Bendito taxista! se partió los cuernos para que llegaramos a tiempo a la estación, la propina la tuvo más que merecida.

Nos separaba de nuestro nuevo destino un trayecto de unas 6 horas por montaña, sin cobertura, y con la luz del día. Minutos antes de llegar Jose empezó a no sentirse muy bien.

«Señores habíamos llegado a Puno y con él había llegado el maldito mal de altura.»

Día 6. No hay mal que por bien no venga.

  • Ciudad: Puno
  • Hotel: Hotel el Buho

Pasamos practicamente toda la noche despiertos, uno de los síntomas del soroche o mal de altura. Con mal cuerto, mal del estomago, mal de la cabeza, mal de todo lo que se podía tener cuando se presenta el soroche.

A primera hora de la mañana cancelamos el tour que contratamos para visitar las islas de los Uros y la isla de Taquile, porque montarnos en un barco con todos estos sintomas no era lo más ideal.

Tiramos un poco de oxigeno, todos los hoteles de esta zona suelen tener oxigeno en recepción, algunos te cobran por usarlo y otros no. Y decidimos coger otra noche de hotel para poder descarnsar durante el día, ya que dicen que es una de las cosas que hace que los sintomas no se acentúen tanto. Nos cambiamos de hotel, pues en el que estábamos no tenían disponibilidad, descansamos un poco y fuimos tranquilamente a desayunar. Cruzar la avenida principal de Puno, que ya os adelanto que no es muy grande, nos costaba un mundo.

Ya sobre la hora de comer estábamos bastante mejor, asi que salimos y el plan era solo pasear. Dejamos la camara en el hotel y todo lo que pudiera pesar y sin mochila ni nada más nos fuimos a dar una vuelta.

Comimos frente a la plaza de armas, en obras. Nos sentamos a esperar que la catedral abriera pero solo abría sabados y domingos. E intentamos ir al mirador «Cruz del Condor» y digo intentamos porque a mitad de camino tuvimos que volvernos, ya os digo que ahí si notamos bastante inseguridad, así que nos dimos media vuelta y llegó un maravilloso taxista que nos habló de otro mirador mucho mas seguro, «mirador del puma» vimos las vistas desde allí, bajamos al puerto a ver de cerca el lago titicaca, paseamos de nuevo hasta nuestro hotel por calles donde se veía la esencia de Perú. Puesto ambulantes autenticos, niños jugando al futbol, reuniones en las puertas de los bares, señoras con sus compras, mercadillos, tiendas.

Mirador del Puma

No habremos visto las famosas islas de los uros, pero lo que vimos de una ciudad de la que imaginabamos fea, nos gustó mucho.

Sobre las 8 de la tarde tomamos un taxi para volver a la estacion de autobus. Otro viaje nocturno, esta vez hacia el ombligo del mundo estaba a punto de comenzar, y ahora sí estaba nerviosa.

Día 7. Bienvenidos al ombligo del mundo.

  • Ciudad: Cusco
  • Hotel: Hotel Casa Fierro Cusco

«Aterrizamos» en Cusco a las 4:30 de la mañana. Cuando reservamos los hoteles nos pensamos mucho si coger o no esta noche de hotel, porque al fin y al cabo solo iba a ser un par de horas de descanso, pero por el precio que ibamos a pagar nos mereció bastante la pena cogerla. Asi que cuando llegamos al hotel nuestra habitación estaba mas que preparada para que nos tumbaramos en la cama a descansar.

Ese día no madrugamos, despues de la fatiga del día anterior decidimos tomarnoslo con calma. Nos despertamos sobre las 9:30, desayunamos y nos fuimos a la plaza de armas, no sin antes pasar por el mercado de San Pedro que nos cogía de paso y entrar en algunos mercados artesanales a mirar ponchos.

Comimos frente a la catedral de Cusco y fuimos a visitar lo que denominan el ombligo del ombligo, la construccion más importante del imperio Inca, el templo dorado, «Qoricancha». Comenzamos la visita por libre y poco tardamos en darnos cuenta que era mejor contratar un guia que nos explicara todo lo que allí se habida cocido. Acertamos de lleno.

Antes de que se pusiera el sol, ya habiamos visitado el templo dorado asi que esperamos allí mismo, en una de sus terrazas a ver la puesta de sol. Los rayos de sol en dirección al templo y verlo esconderse detrás de las montañas fue mágico.

Plaza de armas de Cusco

Solo nos quedaba una cosa por hacer ese día. Buscar transporte para el día siguiente. Una van que nos llevara a medio camino entre Cusco y Machu Picchu.

En la avenida de Sol encontramos una agencia que tenía buenos precios y terminamos contratando con ellos también el tour al Valle Sagrado .

Día 8. La caminata más bonita del mundo.

  • Ciudad: Aguas calientes
  • Hotel: El Quetzal Machu Picchu
  • Empresa: Mundo explorer.

El despertado sonó temprano, pero antes debíamos coger fuerzas para el día que nos esperaba. Desayunamos en el hotel, y nos hicimos una pequeña mochila con todo lo que íbamos a necesitar durante dos días, y el resto de equipaje lo dejamos en recepción. Nos íbamos a conocer una de las 7 maravillas del mundo y para ello necesitábamos pasar la noche en otro pueblo. En Cusco están muy acostumbrados a guardar tus pertenencias durante una noche completa, pues saben que casi todo el que pasa por la ciudad va a ir a Machu Picchu y el tren que conecta con Aguas Calientes o Machu Picchu pueblo no permite equipajes.

Subimos la cuesta del hotel en dirección al «grifo de arcopata» que era el punto de encuentro que habíamos marcado para que nos recogiera la van. Cuando lo contratamos en la agencia a mi ese nombre me pareció un poco extraño, buscábamos un grifo…. hasta que nos dimos cuenta que ¡era una gasolinera!

Elegimos una manera low cost de llegar a Machu Picchu para que el presupueto no se nos fuera al garete.

Nos recogieron en la van y desde ahí nos esperan 6 o 7 horas hasta llegar a la primera parada (aunque hacen una parada intermedia para baños y desayuno). El camino esta lleno de curvas, llegas hasta los 4.200 metros sobre el nivel del mar y vuelta a bajar, así que para los que no os llevéis muy bien con las curvas nuestra recomendación es: Biodramina.

Después de un largo camino llegamos a Hidroelectrica, el lugar donde finaliza el trayecto en combi. Comimos rápido en la misma explanada donde nos dejaron y comenzamos a caminar, nos quedaba una caminata de 12 km bordeando las vías del tren entre vegetación, río, puentes y preciosos paisajes que te dejaban boquiabierto. Ver como pasaba el tren tipo locomotora, escuchar la bocina, observar el paisaje desde uno de los puentes mas especiales que hemos cruzado o ver las luces del pueblo al final del camino, indicaba que nuestro sueño estaba apunto de cumplirse. Que tanto esfuerzo en la planificación del viaje, tanto sufrimiento con la altura y tantas horas perdidas en bus nos iban a ser recompensadas. Fue una de las cosas mas emocionantes del viaje. Es y será porque es muy difícil superar «la camina mas bonita del mundo»

Camino Hidroeléctrica – Machu Picchu

Llegamos de noche, buscamos la oficina donde vendían los tikets para subir en bus a Machu pichu, hicimos el check-in , fuimos a cenar y nos acostamos temprano, el día siguiente iba a ser especial y el madrugon iba a ser considerable.

«Es y será, porque es muy difícil de superar, la caminata más bonita del mundo»

Día 9. Bienvenidos a Machu Picchu.

  • Ciudad: Aguas Calientes/ Cusco
  • Hotel: Casa Fierro Cusco

El despertador sonó a las 3:30 de la mañana, con los ojos pegados nos vestimos, cogimos nuestros ponchos peruano, las mochilas y nos dispusimos a encontrar la parada de autobús. Pensaba que ya habría una cola de mil demonios pero cuando llegamos, ¡OMG! eramos los terceros, Jose me daba a entender con la mirada que no le importaba haber sido el vigesimo si con eso le dejaba dormir 20 minutos mas… pobre…

El día se había levantado con las nubes muy bajas, y poco antes de subir al autobús empezó a llover. Habíamos cogido la entrada a primera hora para la montaña Machu Picchu pero con el tiempo que hacía abortamos la mision. Pero aún podíamos entrar dos veces al recinto de Machu Picchu con nuestra entrada.

Llegamos a las puertas del complejo, encontramos un guía local que nos explicara todo lo que íbamos a ver (que ya os digo que es totalmente prescincible) pasamos hora y media recorriendo el complejo con nuestros ponchos de lluvia porque no paró en toda la mañana. Así que al salir decidimos esperar un poco a que escampara y las nubes subieran un poco porque practicamente no se veía nada, para volver a entrar.

Machu Picchu

Estuvimos más de 3 horas esperando y conocimos a una adorable pareja de mayores que como nosotros también estaban cumpliendo un sueño. Hablamos de viajes, de su vida y la nuestra, de nuestras impresiones de Perú y entre todo eso empezó a despejar. Así que ahora si que nos disponíamos a caminar a nuestras anchas por esa maravilla del mundo.

Estuvimos mas de 3 horas recorriendo cada rincón de Machu Picchu, estábamos tan inmersos que casi se nos olvida que teníamos que volver a Cusco, obviamente terminamos corriendo hacia la salida. Quedaba una hora y media para que nuestro tren saliera y la cola que había para coger el bus que te devolvía a Aguas Calientes era de mas de 1hora de espera.

Conseguimos llegar a Aguas Calientes a tiempo, y nos fuimos a la estación de tren a deshacer de forma glamurosa la caminata del otro día. Nos volvíamos a Cusco en tren panorámico, un tren que según mi amiga Sandra de theworldofsan que estuvo dias antes, funciona con sangre de unicornio, pues es más caro un viaje en un solo sentido en este tren que la entrada de Machu Picchu, de ahí que decidieramos hacer la ida en van+caminata.

El viaje en tren es muy bonito aunque nada comprable con la ida. Y justo en ese trayecto conocimos a una parejita encantadora, de jóvenes colombianos con los que terminamos compartiendo taxi al hotel, ¡chicos! saludos desde España si nos estáis leyendo, ojala coincidamos pronto en alguna parte del mundo

Día 10. Conociendo el Valle Sagrado de los Incas

  • Ciudad: Valle Sagrado – Cusco
  • Hotel: Hotel Casa Fierro Cusco

Ya os dije al comienzo del post que este no era un viaje tranquilo, y apenas sin descansar del día anterior, a las 7 de la mañana nos plantamos en el punto de encuentro para hacer un tour VIP por el Valle Sagrado.

Ruinas de Chinchero

Un tour en el que pasaríamos por:

  • Chinchero: el pueblo que más me gustó, quizas porque a mi parecer era más autentico, y aunque había turismo no era el de los demás sitios.
  • Moray: Las famosas circunferencias en el suelo que los Incas utilizaban como laboratorio agricola.
  • Salinera de Maras. Unas piscinas de agua salada a mas de 3.300 metros sobre el nivel del mar que forman un paisaje alucinantes
  • Ollantaytambo. Un pueblo precioso en el que me quedé con ganas de callejear. La visita en este pueblo se centraba en su complejo arqueologico.
  • Pisac: Desde sus ruinas incas en lo más alto de la montaña pudimos ver uno de los mejores atardeceres del viaje

Día 11. Superando limites

  • Ciudad: Soraypampa
  • Hotel: Domos Apu Humantay

Para no perder la costumbre volvimos a madrugar. Esta vez teníamos un tour contratado desde España que nos llevaría a la laguna Humantay y dormiríamos en mitad de la montaña.

Hicimos el check-out y cargamos nuestras mochilas. Una combi con mas personas que iban a Humantay nos recogió y comenzamos el camino hacia una laguna turquesa entre montañas.

Llegamos Soraypampa y dejamos las mochilas en la recepcion de nuestro alojamiento, y comenzamos la subida.

Era una hora y media de camino cuesta arriba a una altura de 3000 y pico de metros, en la que nos parabamos cada 5 minutos a tomar aire. Aquel camino era imposible.

Muchos se rindieron y volvieron, otros optaron por hacer el camino a caballo, pero yo había ido ahí a superar mis limites, a llegar por mi propio pie, a saber que es cierto que si se quier se puede. Así que tras casi 2 horas de subida llegamos a la recompensa, y sabe mejor que cualquier otra cosa. Esa laguna azul turquesa estaba delante de nuestros ojos, una laguna de camino imposible que nosotros habíamos conseguido vencer, y la recompensa la íbamos a saborear.

Laguna Humantay

Cuando todo el grupo bajó nosotros aprovechamos que no nos teniamos que volver a Cusco y nos quedamos un buen rato más en la laguna. La bajada fue otra cosa, no os voy a decir que fue tan dura como la subida porque no sería cierto, pero si que nos costó bastante trabajo estar frenandonos a cada paso que dabamos.

Volvimos a nuestro nuevo alojamiento para la hora de comer. Esa noche dormiríamos en una burbuja en mitad de la montaña. Nuestra mision era ver un cielo autenticamente estrellado, pero no era el día mas adecuado, las nubes no se iban. Estábamos solos en el alojamiento, las tres personas que lo regentaban eran un amor, la chica quien nos hacía de comer era super dulce, la imagen que se puede tener de una peruanita joven. Pasamos la tarde en la zona comun charlando con ellos y conociendo algunos detalles sobre sus costumbres y su vida en la montaña.

«Yo había ido ahí a superar mis limites, a llegar por mi propio pie, a saber que es cierto que si se quiere se puede»

Para la hora de cenar coindimos con un grupo de montañeros españoles que se alojaban en tiendas de campaña en un camping cerca del nuestro. En las condiciones en las que estábamos y con el frio que estabamos pasando en la montañas no imaginabamos lo que sería dormir en una tienda de campaña.

Día 12. Día fatídico.

  • Ciudad: Cusco
  • Hotel: Samna Inn & Spa

El día anterior había vuelto a aparecer el mal de altura, y para ese día teníamos planeado subir a Salkantay, pero con las condiciones físicas en las que estabamos y despues del esfuerzo de la subida a la laguna abortamos mision. Gestionamos que nos llevaran antes a Cusco para poder bajar un poco la altura y asi recuperarnos lo antes posible.

Hicimos el check-in en un nuevo hotel y bajamos a buscar un sitio para comer, dimos con un sitio espectacular «Morena Cusco» os lo recomiendo 100% no es un lugar barato pero para darte un capricho esta estupendo. A mitad de la comida tuvimos que interrumpirla, Jose no se encontraba nada bien, tramitamos un parte con nuestro seguro y nos derivaron a un hospital. Estuvo un rato en osbservacion, y ya os lo explicaré más detenidamente pero por favor tened mucho cuidado con los remedios que tomáis para la altura, sobre todo si son quimicos y sois muy nerviosos. En nuestro caso no fue nada, solo una advertencia.

Día 13. De paseo por Cusco

  • Ciudad: Cusco
  • Hotel: Samana Inn & Spa

Para este día teníamos dos opciones, subir a la montaña de colores o saborear un poco más la ciudad. Y como nosotros somos de patearnos las ciudades 1000 veces y las condiciones no eran las mejores para volver a hacer otro esfuerzo, dedicimos quedarnos en la ciudad ya que solo habiamos visto algunas partes el primer dia,

Comenzamos el día en el mercado de San Camilo, en el que entramos el primer día de pasada. Pues esta vez nos lo pateamos entero, y nos encantó, es tan variado, lleno de colores, y con tantas rarezas, que nos parece una visita indispensable. Volvimos a entrar en un montón de mercados artesanales, conocimos la piedra de los doce angulos, un emblema de la cultura Inca. Nos sentamos en la Plaza San Francisco «a ver la vida pasar» y comimos de muerte en «Inkagrill» por dios id a probar el ají de gallina que está de muerte. Por la tarde subimos al barrio de Santa Ana donde nos calló una granizada de narices. Cuando volvió la calma nos desplazamos hasta el barrio de San Blas y allí estuvimos parte de la tarde callejeando hasta que nos entró hambre de nuevo y dimos con un sitio muy cuqui para merendar «La Valeriana» junto a la plaza regocijo, una de las zonas que mas me gustaron de Cusco.

Mirador de San Blas

El día lo terminamos cenando Mc Donald en el hotel via Uber eats.

Día 14. Un día perdido

  • Ciudad: Cusco / Lima
  • Hotel: Calima Boutique Hotel

Tocaba dejar Cusco atrás para volver a la capital peruana, despues de bastantes días en altura por fin volviamos a nivel del mar y era un choque de sensaciones, por un lado teníamos ganas de que se pasaran los sintomas de la altura, queríamos volver al mar, pero por otro no nos queríamos despedir de esos paisaje montañosos y esas ciudad anclada en el pasado.

Debíamos coger un vuelo que nos llevara a Lima pero los retrasos en el aeropuerto hicieron que llegáramos a Lima de noche, así que entre eso y que Jose había cogido un resfriado de narices y no se encontraba nada bien, decidimos quedarnos en el hotel y descansar.

Los resfriados en los vuelos no son nada bueno, y al día siguiente teníamos que coger un vuelo de 12 horas de vuelta a casa, así que lo mejor era refugiarse del frío.

Día 15. Hermosa Lima

  • Ciudad: Lima
  • Hotel: Calima Boutique Hotel

Con el rollo de los retrasos solo teníamos de margen una mañana para ver lo que nos quedaba de Lima, que era Miraflores y Barranco.

Madrugamos y después de desayunar en el hotel nos fuimos directos al faro de la Marina, en Miraflores, caminamos por el parque del amor y nos sentamos una crepería a admirar las vista al mar. Para cuando fueron las 10 de la mañana ya nos habíamos recorrido casi toda la costa turística de Miraflores, así que sin perder tiempo buscamos un Uber que nos llevara al barrio bohemio de Barranco.

Miraflores

Caminamos bordeando la vía de un antiguo tren, nos sentamos en el parque de Barranco, pasamos por el puente de los suspiros y disfrutamos de todo el street arte que ofrece el barrio, paseamos sin rumbo hasta que se hizo hora de volver al hotel, pero no sin antes parar en el centro comercial Larcomar y deshacer el camino que habíamos hecho por Miraflores.

Volvimos al hotel, recogimos la maleta y nos fuimos al aeropuerto para coger un vuelo de vuelta a España.

Hasta siempre Perú ha sido un placer recorrer una parte de tu tierra y ver todas las maravillas que escondes. Y aunque no hayamos visto ni la mitad del país siempre nos quedará volver.

Os dejo un mapa del recorrido del viaje

Como veis hemos tenido 2 días prácticamente perdidos, uno a causa del mal de altura en Cusco y otro por culpa de los vuelos. El día que no hicimos la tour del lago Titicaca realmente no lo consideramos perdido ya que aunque no pudiéramos hacer el tour, la visita de Puno nos gustó mucho.

Por desgracia el mal de altura y los retrasos en los vuelos es algo que no se puede evitar y que suele suceder a menudo. Así que dejaos margen de error a la hora de organizar vuestro viaje a Perú y no intentes comprimirlo mucho.

¿Que os ha parecido nuestra ruta por Perú? Habríais incluido o descartado algo? Contadnos en los comentarios y si os ha parecido útil el post compartidlo en vuestras redes sociales, estamos deseando ayudar a más viajeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *