DIARIO DE VIAJE AL PERÚ

Diario de un viaje a Perú. Capitulo 4

La fascinante región de Arequipa

Me desperté sobre las 7:00 de la mañana, seguíamos en carretera, Jose apenas había dormido en toda la noche, pero yo la dormí enterita. Cuando me desperté me sentía incomoda, no sabía como ponerme, si tumbarme o sentarme. Nos quedaban 2 horas de camino.

Llegamos sobre las 9:30 a la ciudad de Arequipa, salimos de la gran estación de autobuses y pedimos un Uber para llegar al alojamiento. Aunque hubiera dormido estaba agotada, es evidente que como en una cama no se duerme en ningún sitio.

Hicimos el check-in en el hotel, «La Hostería» un hotel ubicado en una casona preciosa, con un patio con jardín y una planta superior rodeada de buganvillas y vistas al volcán.

Nuestra habitación no estaba lista, así que dejamos las maletas y con las mismas pintas que veníamos nos fuimos al centro de Arequipa.

La primera parada fue la plaza de armas, buscábamos un lugar para desayunar rico y entramos en un restaurante que tenía una terraza con vistas a la catedral estupendas, así que ¡ese era nuestro lugar! nos zampamos dos desayunos de campeonato y seguimos deambulando por los alrededores. Paseamos alrededor de la plaza de armas, entramos a los claustros y la iglesia de la compañía que se encuentran muy cerca de la misma plaza. Justo al lado había un pequeño mercadillo donde vendían textil y recuerdos peruanos y donde adquirí uno de mis mejores compras en Perú, el típico jersey peruano calentito que me salvó más de una vez de no quedar congelada.

Luego de todo eso, nos quedaba el tiempo justo para picar algo, teníamos un tour que empezaba a las 2:00 pm y teníamos que comer algo antes de ir.

Como no hacía mucho que habíamos desayunado, decidimos subir a la azotea del hotel Katari y allí picar algo antes de irnos.

Hacía un calor horrible, yo iba de negro y con manga larga y literalmente me moría de calor, la terraza del hotel tiene vistas frontales a la catedral de Arequipa y era un verdadero lujo estar allí. Cervezas y algún picoteo hicieron de ese momento uno de los más bonitos en Arequipa, en ese momento me dí cuenta que le ibamos a dedicar muy poco tiempo a la ciudad y eso me hizo ponerme triste por un momento. Es una ciudad increíblemente preciosa, rodeada por volcanes, que se ven casi desde cualquier punto. La imagen de la catedral con los volcanes detrás es una de las postales más bonitas, en cuanto a ciudad se refiere, que ví en el Perú.

Vistas a la plaza de armas y los volcanes

Cuando fue la hora nos dirigimos al hotel, nuestra habitación ya estaba lista, así que a la carrera y con el tiempo justísimo nos cambiamos y nos dirigimos hacia el lobby, donde minutos más tarde nos recogerían.

Desde España habíamos reservado un tour para visitar las canteras de Añashuayco y conocer el pilar, material que está presente en toda la ciudad. Era algo que queríamos visitar y el tiempo que íbamos a estar en Arequipa solo nos daba para poder hacer esta visita en turno de tarde. Por más que buscamos y rebuscamos en internet solo encontramos una web que nos permitía hacerla en ese horario, así que reservamos con ellos el tour.

Sobre las 2 de la tarde llego la van para recogernos, éramos 6 personas, el guía era super top, e hizo que fuera uno de los mejores tours que hicimos en Perú.

Nos dirigimos a la salida de Arequipa, y nuestra primera parada fue un mirador, el desconocido mirador de Zamacola. En nuestros planes estaba subir a uno muy conocido en Arequipa, el mirador de Yanahuara, pero ya que estábamos en este pues eso que nos íbamos a ahorrar. Desde allí se tenían unas visas increíbles de los tres volcanes ¡era flipante!

mirador de Zamacola

Nuestro camino continuo por unas carreteras de tierra, con baches, resaltos, piedras en el camino para llegar hasta la cantera de Añashuayco, y en la entrada la impresionante fachada de la iglesia de la compañía tallada en una altísima pared. Muchos asimilan la imagen tallada a la famosa fachada de Petra, pero lo cierto es que es una iglesia que se encuentra en Arequipa, muy cerca de la plaza de armas.

Un poco más adelante nos esperaba un trabajador de la cantera, un hombre de unos 60 años que nos explicó todo el proceso, nos contó de donde provenía el material, como le daban forma rectangular e incluso nos dijo que su cantera estaba prácticamente sin recursos, es decir que ya habían sacado todo lo que había y que ahora se tenían que dedicar al turismo, a explicarnos de donde provenía todo.

Después de la explicación nos fuimos cantera a través en busca del cañon de culebrillas.

Un pasadizo con altas paredes de roca nos esperaba, un paisaje que nunca antes había visto, yo estaba emocionada, ese lugar era nuevo para mi, y lo disfruté como una niña pequeña, saltaba entre las piedras, hicimos cientos de fotos, tocábamos cada pared…y eso que las paredes no eran tan altas.

Cañón de culebrillas

El grupo se dispersaba, la mayoría seguían hacia delante y nosotros nos quedamos más atrás, observando cada piedra con cara de «que locura es esta» casi una hora más tarde aparecimos al final del camino, nosotros y otra pareja más.

El guía nos esperaba, nos habíamos perdido todas las explicaciones, pero ahí estaba él para sin prisas volvernos a contar lo mismo que había hecho minutos antes. Al final nos esperaba una cuesta enorme, llena de piedras, en las paredes se podían ver petroglifos y el guía nos marcaba el significado de cada uno. En la subida, nos encontramos mogollón apachetas con el sol cayendo de fondo que nos pareció una autentica postal. No hay excusas para perderse este tour.

Para cuando hubimos llegado a Arequipa de vuelta ya había anochecido, nos dimos una ducha y salimos a comer, volvimos a elegir el mismo restaurante en el que habíamos desayunado, la catedral estaba preciosa iluminada.

Arequipa de noche

Y con un pisco y unas vistas perfectas terminaba nuestro primer día en Arequipa, una ciudad que nos sorprendió muchísimo para bien.

Continuara…

Este post está realizado para entretener durante la cuarentena causada por el Covid-19, si realmente estas buscando información sobre Arequipa te recomiendo que leas el post 10 cosas que hacer en Arequipa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *